Los hombres a menudo olvidan que la felicidad humana es una disposición de la mente, y no una condición de las circunstancias.John Locke