¿Sabías que el ser humano sufre más por lo que se imagina que por lo que realmente sucede?