La mala noticia es que nada es para siempre. La buena noticia es que nada es para siempre.