Cuando tengas una excusa para llorar, busca diez razones para sonreír.